Cómo gestionar el concurso de acreedores

Poner en marcha un negocio o comenzar con una actividad de tipo profesional se debe tener en cuenta ciertos elementos y riesgos que son a nivel económico. Usualmente se suele contraer deudas con proveedores, con los bancos, entre otros para iniciar el desarrollo de la actividad. Sin embargo hay ciertas situaciones que impiden pagar lo solicitado, es allí donde se da lugar a los trámites para concurso de acreedores.

¿Qué suele involucrar un concurso de acreedores?

Esos tramites concurso de acreedores se suele aplicar cuando una compañía no cumple con sus respectivas obligaciones económicas. El concurso de acreedores se encuentra regulado en el ordenamiento jurídico y su principal objetivo es solucionar la situación para que los acreedores puedan cobrar su dinero o al menos una parte de ella.

Es importante mencionar que la Ley Concursal permite que las personas físicas puedan utilizar los trámites para concurso de acreedores.

Concurso de acreedores necesario o voluntario.

  • El concurso de acreedores es necesario si este es solicitado por todos o algunos de los acreedores.
  • El concurso de acreedores es voluntario cuando el propio deudor decide que no es consciente para hacer frente a sus deudas y decide efectuar los trámites para concurso de acreedores.

Solicitud del trámite para el concurso de acreedores

La solicitud del concurso forzoso o necesario se realiza cuando el acreedor ve que sus pagos han sido desatendidos, esto significa que existe una insolvencia actual o real.

Cuando es el deudor que insta el concurso, no se hace necesario esperar a que la insolvencia sea actual, este puede solicitarse si existe una insolvencia que sea inminente que le permita predecir que este no podrá hacer frente a las obligaciones y los pagos que se encuentran pendientes.

Se necesita para que el proceso sea admitido que haya un problema económico que sea real apto para mantenerse a largo plazo.

Procedimiento y plazo

Este debe ser solicitado en 2 meses desde el momento que se tiene constancia de la existencia de una posible situación de insolvencia inminente o real. Esta petición se suele presentar ante el Juzgado Mercantil adecuado por conocimiento de la zona o territorio.

La fase común

Está fase se suele dividir en 4, siendo la primera cuando se presenta la solicitud, esta debe mencionar si la insolvencia es inminente o real, además de contar con los siguientes documentos:

  1. La declaración de legitimación para la presentación del concurso.
  2. Disponer de la memoria económica del deudor.
  3. Siguiendo orden alfabético debe disponer de la lista de acreedores.
  4. Derechos del deudor e inventario de bienes.

Además se puede solicitar la adopción de ciertas medidas que sean provisionales para asegurar que el cobro de la deuda es posible, ten en cuenta que esto puede implicar la posibilidad de embargos. Luego se dicta la resolución judicial.

La fase del convenio

Aquí el administrador concursal negociará con los acreedores y además intentará alcanzar un posible acuerdo para quitar una parte de la deuda que se tiene. Al llegar a un acuerdo de firma el convenio.

La fase de liquidación

Este se da cuando no es posible alcanzar un acuerdo, allí se procede a la ejecución de un Plan de Liquidación lo que supone la posible venta de los derechos y los bienes de la empresa.

La fase de calificación

Después de culminado el concurso se procede a llevar a cabo un examen sobre la situación, esto con el propósito de determinar si lo ocurrido fue fortuito o si la culpa es grave.

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba