Contrato Hipotecario

Cuando una persona necesita pedir un préstamo existen varias opciones con las que puede trabajar, una de ellas es un contrato hipotecario. Este tipo de contratos se hace con una institución bancaria y tiene un gran peso legal.

¿Qué es un contrato hipotecario?

Este contrato se entiende como la petición y entrega de un préstamo a un individuo que pone una propiedad como garantía del dinero prestado. Se trata de una herramienta de crédito en la que se entrega la garantía de un inmueble que el prestamista puede reclamar si el préstamo no se paga a tiempo.

El bien inmueble que se utiliza para garantizar el préstamo sigue siendo propiedad del deudor inclusive luego de estar hipotecado pero se convierte en la garantía del pago de la deuda. La diferencia será que si el préstamo no se paga como se ha acordado, el prestamista puede ordenar la venta del bien para asegurar la cancelación.

¿Quiénes intervienen en un contrato hipotecario?

En un contrato de este tipo intervienen dos figuras, el acreedor y el hipotecante. El acreedor es la persona que presta el dinero, este debe tener una figura física y jurídica que le permite no solo prestar el dinero sino de poder legalmente apropiarse del bien en caso de ser necesario.

Por su parte, el hipotecante es la persona que pone el bien como garantía para pedir un préstamo por lo que debe poder demostrar ser el dueño del inmueble que se involucra en el contrato.

Elementos de un contrato hipotecario

Todo documento que establezca un contrato debe tener ciertos elementos para que se considere legal, los elementos de una hipoteca son los siguientes:

  • Capital: esto define la cantidad de dinero que se prestará y será la base del contrato.
  • Intereses: define tanto el monto como la frecuencia del pago de los intereses que acarrea el préstamo.
  • Plazo: se trata del plazo de tiempo en el que el dinero total debe ser cancelado así como los intereses.
  • Garantía: en este tipo de contratos en el que existe una garantía física, el contrato debe definir el valor del inmueble que se pone en garantía.

Además existen otro tipo de elementos para este tipo de contratos:

  • Consentimiento: tanto el acreedor como el deudor deben aceptar el uso del inmueble como garantía del préstamo a realizarse.
  • Objeto: debe existir una base jurídica para que se utilice el inmueble como garantía. Es decir, el deudor debe tener el derecho de usar el bien como garantía.

Tipos de hipotecas

Las hipotecas pueden ser de tres tipos y estos serán determinados en función del tipo de intereses que se apliquen al préstamo. Estas pueden ser:

  • Fijo: se establecerán intereses fijos durante la duración del plazo del préstamo.
  • Variable: trabaja en función del índice de referencia y los intereses irán cambiando según este valor cada vez que se revise.
  • Mixto: considerará una mezcla entre intereses fijos y variables durante el plazo establecido del préstamo.

Modelo de contrato hipotecario

Para que tengas una idea de cómo debe constituirse una hipoteca, te mostramos un modelo de contrato hipotecario en formato PDF.

Descarga Modelo de Contrato Hipotecario en Formato PDF

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba