Aspectos que moldearán la economía del 2020

Desde la llegada del internet al inicio de los 90’s, no se han producido únicamente cambios en la vida las personas, la adquisición de conocimientos o la capacidad de estar conectado con el mundo, sino en la economía global e independiente.

Aspectos que moldearán la economía actual

El actual milenio presenta muchas facilidades, dominado por objetivos todavía más ambiciosos, donde la oferta y la demanda de productos todavia será más agresiva debido a que el mercado modernose vuelve cada vez más competitivo.

Adaptación de nuevos recursos

Muchas de las innovaciones más importantes para la historia moderna fueron el teléfono, avión, auto y electricidad. La materialización de estos productos tomó, en algunos casos, décadas, desde el primer prototipo hasta la comercialización.

Aunque el auto se construyó en seis décadas, el teléfono en cinco y las tarjetas de crédito en dos, actualmente es cuestión de meses para que el mercado adopte una nueva tecnología.

Innovación de los titanes empresariales

Por varias décadas, las empresas líderes a nivel global tenían como prioridad la producción a gran escala: extracción, procesamiento y explotación de los recursos naturales. Igual que los procesos de compañías como Ford, Exxon y General Electric.

Con el paso del tiempo, alcanzaron el top 10 de las empresas con mayor valor del mercado, dedicadas a las finanzas, ventas de productos del sector retail o telecomunicaciones.

Sin embargo, tras la fusión de la tecnología y el comercio, los activos físicos pasaron a tener menos importancia, a diferencia de la información, que se ha vuelto imprescindible en la era del conocimiento.

Influencia del internet

De acuerdo con el editor de Visualizing change: a data-driver snapshot of our world, Jeff Desjardins: “el cambio que significó el internet fue casi tan radical como lo que una vez lo tuvo la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein o el modelo heliocéntrico de Nicolás Copérnico.”

Destaca que las grandes oportunidades pueden surgir de cualquier parte. El día de mañana, un empresario puede proporcionar cualquier servicio o producto que lo eleve en el mercado, desacreditando al sistema que dominaba en un principio. “El cambio del mañana,” explica, “está ocurriendo en algún sitio hoy.”

“Tal vez se produzca un aumento exagerado en el PIB de algún país en pleno desarrollo, la omnipresencia de la inteligencia artificial, el dominio de la nanotecnología, la revolución ecológica o la explosión de las criptomonedas.” Concluye.

El fundador del sitio web Visual Capitalist destaca que la dirección tecnológica es una forma directa de impulsar cambios en los mercados. Por eso es un hecho tan significativo en la actualidad.

  • Pueden surgir de personas, como Jeff Bezos, Larry Page, Mark Zuckerberg o Steve Jobs;
  • Del cambio de mentalidad por parte de los consumidores, al inclinarse por un sistema más simple o las energías renovables;
  • De los modelos eficaces, simples e innovadores, como Uber, Spotify, SpaceX, Facebook, Microsoft;
  • O de las fluctuaciones en el equilibro económico global, como el ascenso de China como potencia.

Crecimiento de China

Shanghái, Nantong, Suzhou, Hangzhuo, Wuxi, Ningbo, Nanjing y Changzhou, unas pocas ciudades alrededor del río Yangtzé, tienen, en conjunto, un PIB superior a 2.500 millones de dólares, superando a Italia.

Desde esta perspectiva, se presumió que a principio de la década de 2020 sería la economía con mayor velocidad de crecimiento, ascendiendo a 35 por ciento; mientras que en la década de 2030 asumiría el rol de primera economía el mundo, superando a Estados Unidos.

No es tan impresionante comprender por qué el país va en aumento, a diferencia de cómo ha alcanzado tan altos estándares respecto a la economía e innovación tecnológica.

China cuenta con más de mil millones de personas, una séptima parte de la población mundial, distribuidas en 100 ciudades y un millón de habitantes por cada una. Mientras que su cultura, por otro lado, los ha impulsado a enfocarse en la creación de fábricas, gestión de datos y explotación de recursos naturales.

Barreras comerciales

Después de los sucesos ocurridos en la Segunda Guerra Mundial, el mundo ha comenzado a eliminar, de forma progresiva, las limitaciones comerciales entre naciones.

No obstante, Estados Unidos quebrantó esta tendencia en 2018 tras aplicar leves tarifas en algunos productos chinos. La guerra comercial entre Pekín y Washington se ha extendido desde entonces.

Muchos asumen que el mundo tendrá una vía para satisfacer las necesidades de los consumidores con libre comercio; otros, que se manifestarán nuevas reglas en las relaciones comerciales entre naciones.

Preferencia por la energía renovable

En la última década, los consumidores desarrollaron mayor sensibilidad hacia el medio ambiente, por lo cual, el uso de energías renovables se ha multiplicado, los costos de producción disminuido y la tecnología mejorando.

Se estima que en menos de tres décadas poco más del 50 por ciento de la capacidad eléctrica instalada en el mundo será ocupada por la energía eólica (el viento) y solar. Además, empezando el 2050 operarán hasta mil millones de autos eléctricos en el mundo, así que la inversión en energías renovables podría superar en el 2040 la barrera de los 10.000 millones de dólares.

El ascenso de las mega-ciudades

Para la década de 2030, el crecimiento poblacional de las ciudades modificará la economía global. Todo apunta a que países occidentales y, en especial, China, sufrirán una estabilización de sus tasas de natalidad; mientras que los países africanos y resto de Asia mostrarán una veloz urbanización. No obstante nos queda el consuelo de pensar que podremos modernizar la construcción creando casas ecológicas más sostenibles.

A finales del siglo, África contará con más de 10 mega-ciudades, cada una superando la natalidad de New York.

Incremento de la deuda internacional

En la actualidad, la deuda acumulada supera los 250.000 millones de dólares, entre los cuales, al menos 70.000 millones son adeudados por los gobiernos.

Tanto en Europa como Norteamérica, y algunas economías emergentes, se han aprovechado las bajas tasas de interés, empeorando la situación.

Mientras que Estados Unidos eleva su deuda, el déficit fiscal sigue creciendo a ritmo acelerado. Como porcentaje de PIB, tiene hasta un 105 por ciento. Otras economías en el mismo camino son:

  • Japón, un 250 por ciento;
  • Reino Unido, un 85 por ciento;
  • México, un 45 por ciento;
  • Brasil, un 75 por ciento;
  • Y España, un 100 por ciento.

A nivel global, los tres más endeudados son: Estados Unidos, China y Japón, las tres principales potencias económicas.

TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba